El tráfico ilegal de animales silvestres no da tregua en el país. Las aves se han convertido en las principales víctimas de esta práctica que no solo afecta a los propios especímenes, sino que tiene un impacto importante en los ecosistemas de donde son sacados.

En operativos conjuntos adelantados con el Grupo de Operaciones Especiales (Goes) y la Dirección de Tránsito y Transportes de la Policía Nacional, lograron el rescate y decomiso de 29 ejemplares de Loro Real Cabeza Amarilla, dos Guacamayas azul amarillo y una Guacamayeja, cuando eran transportados en vehículos en la Ruta del Sol, a la altura del municipio de Puerto Boyacá.

Le recomendamos: EN VIDEO: 90 pericos bronceados fueron rescatados de tráfico ilegal en Cesar

Según las autoridades ambientales, estos ejemplare de fauna silvestre fueron extraídos de su medio natural y al parecer iban a ser comercializados en diferentes ciudades del país. Las aves rescatadas son polluelos y juveniles que están siendo valorados por el grupo de médicos veterinarios de la Corporación Autónoma Regional de Boyaca (Corpoboyacá), para determinar su estado de salud e iniciar su proceso de rehabilitación para posteriormente ser liberados al medio natural.

Captura de los responsables

Según dio a conocer Cropoboyacá, producto de los operativos, fueron capturadas tres personas como presuntas responsables de los hechos, las cuales fueron presentadas ante la justicia para ser judicializados por los delitos de tráfico ilegal de fauna silvestre e ilícito aprovechamiento de recursos naturales.

Los polluelos fueron rescatados en una vía de Boyacá. Foto: Corpoboyacá

“Con esta labor se logran salvar 32 ejemplares de las manos de personas inescrupulosas que atentan contra nuestros ecosistemas. Esta ave con seguridad volverá a su medio como actores importantes de la diversidad biológica colombiana”, señaló Edwin Toro, funcionario de la territorial de Pauna.

Como se ha vuelto recurrente, desde la autoridad ambiental se hizo un llamado a la comunidad para que no compre, extraiga, transporte, exhiba, comercialice o aproveche ejemplares de fauna silvestre.

Final feliz para un búho en el Valle

Por otro lado, en una noticia más amable, un búho de anteojos de la especie Pulsatrix perspicillata juvenil, fue entregado a funcionarios de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC), luego que un ciudadano del municipio de Trujillo lo recogiera, al parecer, tras caer de un árbol, brindándole los primeros auxilios porque presentaba una pequeña laceración en su nuca. 

Le sugerimos: Más de 50 animales víctimas de tráfico ilegal retornaron a su hábitat natural

De inmediato, fue trasladado a la estación de paso de fauna silvestre en la Dirección Ambiental Regional Centro Sur de la CVC, en el municipio de Buga, donde le fue practicada la valoración veterinaria, se le aplicaron medicamentos y se le brindó alimentación. 

El búho será llevado al Centro de Atención y Valoración de Fauna San Emigdio de la CVC, en zona rural de Palmira, para recibir tratamiento especial y luego ser liberado en su hábitat natural.

El pequeño bújo está siendo rehabilitado para luego liberlo en su hábitat natural. Foto: CVC

Profesionales de la CVC hacen un llamado a la comunidad para no extraer los pichones o especies juveniles de búhos o aves, pues la gente tiende a manipularlos en un intento por rescatarlos, al verlos indefensos, tiernos, pequeños, un poco torpes y demasiado bonitos. La recomendación es hacer todo lo contrario, es decir, dejarlos en el sitio para que sus padres los recuperen y retornen al nido.

No manipular polluellos

Según lo expresado por Maricel Peña, profesional de la CVC, "cuando ven un ave en el suelo, las personas piensan que sus padres la abandonaron y, sin duda, con las mejores intenciones, quieren ‘salvarla‘. Sin embargo, esta actuación no es la mejor, ya que las personas las encuentran generalmente durante el día, cuando sus padres descansan y lo que hacen es separarlos de sus progenitores, pues mientras haya presencia humana junto al animal, no aparecerán. Cuando un ciudadano encuentra un polluelo o juvenil fuera de su nido y lo recoge para llevárselo a la casa, con la intención de ayudarlo, lo que en realidad puede propiciar es su muerte o el desprecio de sus padres" señaló Peña de la CVC.

Le puede interesar: Así es la dupla perfecta que ayuda a combatir el tráfico ilegal de animales 

Una forma de ayudar es que, dentro de las posibilidades, se pueda examinar al animal para constatar si hay una herida o daño visible, de ser así, se recomienda no intentar curarlos en casa y contactar a las autoridades ambientales de inmediato.

"Si el animal no está herido y no hay peligro de perros, gatos o niños alrededor, se aconseja dejarlo donde se encontró. Seguramente, en la noche sus padres ya estarán despiertos y buscarán a su pichón", puntualizó la funcionaria.