La deforestación se ha convertido en uno de los temas centrales en las reuniones entre líderes ambientales del mundo, quienes encuentran en esta problemática uno de los mayores desafíos para hacerle frente al calentamiento global, pues los bosques son determinantes en la mitigación de la crisis climática. 

“No puede haber una conversación sobre el cambio climático si no se incluyen los bosques y la deforestación”, dijo Gabriel Labbate, experto de la iniciativa ONU-REDD de las Naciones Unidas. “Es un tema fundamental en la lucha contra la emergencia ambiental que estamos enfrentando”.

Los bosques son importantes depósitos de dióxido de carbono, gas que calienta el planeta, y absorben 30% de las emisiones de la industria y los combustibles fósiles. Su papel en la captura y el almacenamiento de carbono es fundamental para mitigar los riesgos del cambio climático para los sistemas alimentarios del mundo.

La deforestación ayuda a que el calentamiento del planeta vaya en aumento. Foto: Jhon Barros 

Lo más grave es que cad año el mundo pierde 7 millones de hectáreas de bosques, un área del tamaño de Portugal. A nivel mundial, la superficie de bosques primarios se ha reducido en más de 80 millones de hectáreas desde 1990, según el informe "El estado de los bosques", elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Problemáticas como los incendios forestales, las plagas, las enfermedades, las especies invasoras, la sequía y los fenómenos meteorológicos extremos ponen en riesgo al menos otros 100 millones de hectáreas.

Le recomendamos: La deforestación no da tregua en los Parques Nacionales de la Amazonia

Por esta razón, los expertos creen que las alianzas público privadas pueden ser una buena opción para hacerle frente a esta problemática que afronta el planeta y que afecta no solo a millones de especies de fauna y flora, sino también a cientos de miles de personas. 

En la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, los expertos debatieron sobre el Green Gigaton Challenge, una ambiciosa asociación público-privada respaldada por el Pnuma. Su objetivo es catalizar fondos hacia iniciativas que combatan la deforestación con el fin de reducir una gigatonelada las emisiones anuales para 2025.

Es de recordar que la generación de emisiones está generando un gran impacto en el calentamiento de la Tierra y los compromisos realizados por los países se quedan cortos para alcanzar las metas fijadas en el marco del Acuerdo de París. 

El objetivo es, entonces, canalizar el financiamiento de los sectores público y privado hacia los esfuerzos liderados por los gobiernos nacionales y subnacionales para detener la deforestación, al tiempo que apoya a las empresas en la reducción de emisiones internas mediante la compra de créditos de carbono.

Le sugerimos:  Frenar la deforestación: principal reto ambiental de Colombia en 2021

La iniciativa promueve el uso de soluciones basadas en la naturaleza para reducir las emisiones, entre ellas, replantar y restaurar los bosques tropicales. Además de limitar las emisiones, los bosques aumentan la biodiversidad y regulan el agua, es decir, ofrecen una solución ambiental integral.

“Reducir las emisiones en una gigatonelada equivale a sacar 80% de todos los automóviles de las carreteras de Estados Unidos. Tiene un gran impacto y el potencial de generar un cambio ambiental duradero. Dado que los países están buscando reconstruir sus economías a raíz de la covid-19, 2021 puede ser el año en que hagamos un cambio espectacular en escala, financiamiento y resultados”, dijo Niklas Hagelberg, coordinador del programa de cambio climático del Pnuma.

En el evento del Green Gigaton Challenge, los participantes, que incluían a ministros de medio ambiente de varios países, hablaron de cómo la financiación del sector privado puede impulsar soluciones al cambio climático basadas en los bosques. Para ello, lograr que las grandes corporaciones comprendan cómo la reforestación puede ayudarles a cumplir sus objetivos de reducción de emisiones de una manera rentable será un factor clave.

Bosques en Cundinamarca. Foto:Nicolás Acevedo

“Vemos crecer el compromiso del sector privado y esto es crucial para reducir las emisiones”, dijo Tim Christophersen, experto en ecosistemas.

“2021 brinda una oportunidad única para hacer de los bosques un pilar real de los esfuerzos de mitigación del cambio climático. Tendremos que enviar señales políticas claras y coherentes para garantizar que este mercado emergente sea útil y pueda crecer”, enfatizó Christophersen.

La década más calurosa

Iniciativas como esta son un paso hacia la reducción del calentamiento global. La última década fue la más calurosa en la historia de la humanidad y los expertos dicen que el planeta está en camino a generar más de 3°C de calentamiento, una cifra que podría tener consecuencias catastróficas no solo para las especies de animales y flora, sino para el propio hombre. 

Por esta razón la urgencia de tomar acciones no es menor y los gobiernos junto con el sector privado deberán aunar esfuerzos tendientes a lograr el objetivo de mitigar los efectos generados pro la crisis climática.