Los permanentes riesgos a los que se enfrentan los armadillos en el país y particularmente en los Llanos Orientales hacen que las autoridades ambientales expresen su preocupación y hagan un llamado a la protección de estos animales que son determinantes para los ecosistemas de esta zona del país. 

Según la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Área de Manejo Especial La Macarena (Cormacarena) estas especies se enfrentan a varios factores de amenaza como la transformación y la pérdida de sus hábitats naturales, la contaminación de recurso hídrico y el uso indiscriminado de agroquímicos en los suelos. Adicionalmente está la sobreexplotación por caza ilegal para el consumo de su carne y el aprovechamiento de sus partes como remedios populares o artesanías, que lo convierten, de forma permanente, en objetivo del hombre.

Les recomendamos: Armadillos y perezosos, principales víctimas de las vías departamentales en cuarentena

Como si esto fuera poco, el cambio climático también comienza a pasarles factura. Las actuales condiciones del clima que se ven reflejadas en períodos de verano más largos, en donde las lluvias tardan en comenzar, alteran los sitios que son visitados por los armadillos a lo largo del año, lo que reduce la posibilidad de refugiarse por la compactación del suelo, haciéndolos más vulnerables a la captura de los cazadores, además de que se les reduce la oferta de agua y alimento.

Los armadillos son más susceptibles en época de verano. Foto: Cormacarena

Los armadillos son especies exclusivas del continente americano y muy característicos de los Llanos Orientales de Colombia. Se diferencian de otros mamíferos principalmente por su caparazón, el cual está formado por placas óseas y escamas córneas, fuertes extremidades dotadas de garras para cavar y una cola prolongada.

Variedad de especies

En Colombia existen seis especies de armadillos de las 21 reportadas a nivel mundial; sin embargo, en el Meta y los Llanos se encuentran cinco de ellas, cuatro de las cuales están en el nivel de preocupación menor, según la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Se trata del armadillo sabanero (Dasypus sabanicola), el armadillo montañero (Dasypus nevemcinctus), el espuelón (Dasypus kappleri) y el coletrapo (Cabassous unicinctus), mientras que el ocarro (Priodontes maximus) se mantiene en estado vulnerable.

Según información dada a conocer por la Fundación Omacha en la cartilla "Los armadillos de los Llanos Orientales de Colombia", estos animales tienen un gran valor para los ecosistemas. Por su gran habilidad de cavar, ayudan a que el suelo se oxigene, se evite su compactación, se mejore el drenaje del mismo y que el ciclo de nutrientes sea más eficiente.

Cinco de las seis especies de armadillos registradas en Colombia habitan en los Llanos Orientales. Foto: Cormacarena

Por otro lado, también podrían favorecer la descomposición de la materia vegetal al ser dispersores de hongos u otros microorganismos que aceleran este proceso. Así mismo, ayudan a controlar poblaciones de insectos como las termitas y las hormigas. 

Le sugerimos: Falsas creencias tienen en riesgo a la tortuga morrocoy de patas rojas del Meta

Otro valor agregado de los armadillos es que sus madrigueras sirven de refugio a otras especies silvestres, como por ejemplo roedores, reptiles y aves. De igual forma, sirven de alimento para aves de rapiña, zorros, pumas, jaguares y el perro de monte. La dieta de los armadillos está compuesta principalmente por lombrices e insectos como los escarabajos, abejas, arañas y larvas, entre otros, pero también de materia vegetal, frutos y raíces.

Dada su particularidad, Cormacarena hace un llamado para cuidar y preservar estas cinco especies de armadillos existentes en esta zona del país, e invita a los habitantes de la región para que en caso de observar que algún ejemplar es víctima de atropellamiento vial o de mascotismo, lo reporte a través de la línea de fauna silvestre de la entidad: 3214717189. De esta forma, se busca la preservación de estas especies que son tan particulares de esta zona del país.