Varios ejemplares de cóndor de Los Andes se dejaron ver en las últimas semanas en el páramo del Almorzadero, en Santander. En la región habitan por lo menos 30 animales de esta especie, según se ha podido apreciar con cámaras trampa instaladas en el lugar.

Cortesía: Parque Jaime Duque

Luego de seis meses, el parque Jaime Duque, promotor de un proyecto de conservación de estos animales que se encuentran en paligro de extinción, volvió a instalar estos equipos con el fin de monitorear el comportamiento de los cóndores y otras especies que habitan en esta zona del país. Los dispositivos tecnológicos habían sido retirados al inicio de la cuarentena, pero desde el 28 de septiembre nuevamente permiten observar lo que sucede conestas especies.

Le recomendamos: EN VIDEO: Bandada de cóndores sobrevuela el páramo de Almorzadero en Santander

Carlos Andrés Suárez Grimaldos, coordinador de Monitoreo del Cóndor de Los Andes, indicó que "los animales volvieron a verse en su área natural. Lo que hacemos con esto es determinar más o menos cómo está conformada la familia del cóndor, el comportamiento y su salud".

Cortesía: Parque Jaime Duque

Proyecto de conservación con la comunidad

Suárez Grimaldos explica que debido al conflicto que se presenta entre las producciones ovino- carprinas y el cóndor, se generó un proyecto liderado por el parque Jaime Duque y las comunidades de la zona, producto del cual se logró crear una organización llamada Asociación Campesina Coexistiendo con el Cóndor, con la idea de preservar la especie sin que afecten sus producciones ovinas.

El parque aportó lo materiales para el encierro de ovejas y cabras especialmente en épocas de cría, momento en el que se registra el mayor número de pérdidas debido a que el cóndor ha venido desarrollando estrategias para cazar y su principal presa son los animales recién nacidos. 

Cortesía: Parque Jaime Duque

El proyecto inició hace alrededor de un año y como parte de sus objetivos se han venido desarrollando varias acciones para lograr la conservación de la especie. Por ejemplo, trabajos de educación ambiental. A través de la Asociación, los campesinos han desarrollado programas de reforestación. "La comunidad se organiza y arma sus viveros. También extraen material de la zona para realizar resiembras en lugares en donde, por ejemplo, antes existía frailejón, pero ya no hay", explica Suárez.  

Le sugerimos: Regocijo por nuevo huevo de cóndores en cautiverio del Aviario de Cartagena

Dentro del mismo proyecto de conservación, se decidió la instalación de cámaras trampa tras la construcción de tres plataformas en las veredas El Mortiño y Tierra Negra. Según cuenta, Suárez Grimaldos, durante la pandemia el proyecto quedó frenado por falta de recursos, pero él se dio a la tarea de buscar alternativas y junto con la comunidad trabajaron con la idea de continuar con el monitoreo y faciliar la alimentación del cóndor.

Iniciaron el 28 de septiembre con la impuesta de la primera carroña en el sector de Cruz de Piedra y esto les permitió observar que nuevamente las aves llegaban a consumir este alimento. Hembras, machos, jóvenes y adultos se han podido observar en la zona. 

En Santander se tiene un proyecto de conservación del cíondor de Los Andes. Foto: Parque Jaime Duque

De las evidencias que se han obtenido se pudo determinar que hay un núcleo de cóndores importante. "Se encuentran animales juveniles, sub adultos y adultos y afortunadamente varios de ellos juveniles", manifiesta Suárez Grimaldos.

De igual forma, los avistamientos han permitido identificar un promedio de 30 animales y se evidencia que hay mayor cantidad de hembras que de machos. Los identifican porque la hembra tiene los ojos rojos y no posee cresta y el macho tiene cresta y sus ojos son de color miel. 

Suárez Grimaldos también destaca el trabajo realizado por el cuerpo de bomberos voluntarios del Cerrito, liderado por Fredy Villamizar, pues se encargan de restacar no sólo cóndores que hayan sufrido alguna afectación, sino también otras especies, para recuperarlas y ponerlas a salvo.