La ACI World, organización sin fines de lucro que representa a los aeropuertos del mundo, presentó su más reciente informe sobre la acreditación de carbono en aeropuertos, denominado “Airport Carbon Accreditation Interim Report 2019-2020”.

En este, se resalta que, a pesar de verse gravemente afectados por la crisis generada por la pandemia que puso en vilo su labor, los aeropuertos continúan trabajando para descarbonizar y alinearse con los objetivos climáticos a nivel mundial.

Este documento hace parte de la Airport Carbon Accreditation, una iniciativa diseñada para ser una herramienta de apoyo que permita a los aeropuertos alrededor del mundo logren reducir sus emisiones de dióxido de carbono (CO2), con el objetivo final de que se conviertan en carbono neutral.

El cambio climáticoes la mayor amenaza medioambiental a la que se enfrenta la humanidad. Foto: Getty.

Le recomendamos: Cambio climático es una emergencia global, dicen ciudadanos de más de 50 países

Por esta razón, en el documento se asegura que el cambio climático sigue siendo el mayor desafío al que el mundo se enfrenta, por lo que “será clave garantizar que la acción climática siga siendo una de las prioridades en las agendas aeroportuarias”.

“El sector de la aviación se enfrenta ahora a una recuperación prolongada e incierta. Su impacto en el medio ambiente, en particular el cambio climático, de alguna manera ha sido eclipsado temporalmente por la pandemia y los problemas de salud y seguridad. Pero no cabe duda de que el cambio climático sigue siendo un desafío importante que debe abordarse por completo”, explica el informe.

En este sentido, el documento destacó en el componente denominado “Liderazgo climático aeroportuario durante la crisis del covid-19” a cuatro terminales aéreas por la implementación de medidas ambientales y la continuación de la acción climática, a pesar del covid-19.

Los aeropuertos reconocidos por esta labor en cada región fueron: en Europa, el aeropuerto Schiphol de Ámsterdam; en Asia y el Pacífico, el aeropuerto de Melbourne de Australia; en Norteamérica, el aeropuerto de San Francisco en Estados Unidos, y en Latinoamérica y el Caribe, el aeropuerto El Dorado.

Le sugerimos: "Nuestros hijos irán a la guerra por el agua y el aire limpio": Frans Timmermans

La ACI destacó en estas terminales, entre otras cosas, iniciativas como la puesta en servicio de plantas de tratamiento de aguas, la plantación de árboles, la implementación autobuses eléctricos de cero emisiones así como de sistemas que permitan el ahorro de energía y recursos.

Para el caso puntual de El Dorado, el informe destacó el proyecto de “retrofit” en el sistema de iluminación, por medio del cual el aeropuerto cambió las lámparas que funcionaban con tecnología convencional, por tecnología LED. De acuerdo con El Dorado, “el número total de luminarias sustituidas fue de 14.236 unidades”, que contribuyó “a un ahorro energético estimado de 450.000 kWh al mes”.

De igual forma, el informe resaltó la optimización que la terminal aérea colombiana ha hecho de los ciclos de funcionamiento de los sistemas de climatización, lo que ha permitido “su uso racional en función de la carga térmica del edificio”.

También, se hizo una mención a los avances en el proyecto de interconexión de sistemas de climatización, iniciativa que de acuerdo con El Dorado “permitirá una mayor versatilidad en el uso de estos sistemas y garantizará un ahorro energético estimado de 50.000 kWh al mes, lo que supone evitar las emisiones de 8,2t de CO2 equivalentes mensuales”.

El aeropuerto El Dorado es una de las terminales aéreas destacadas por su labor para hacerle frente al cambio climático en pandemia. Foto: cortesía El Dorado.

Al ser consultados sobre sus planes futuros de gestión del carbono, en el informe, el aeropuerto informó que “seguirá trabajando en la implementación de nuevos proyectos que apunten a la eficiencia energética, haciendo sustentables sus procesos”, con el fin de alcanzar para el 2039 el objetivo de neutralidad.

Así, el aeropuerto espera implementar sistemas automatizados, más paneles solares en los techos y promover el uso de la movilidad eléctrica con instalaciones eléctricas para contribuir a la reducción de la huella de carbono.