Las condiciones climáticas a las que se enfrentan los agricultores por esta época, cada vez son más extremas. Las heladas y los incendios tienen bajo amenaza a un alto porcentaje de municipios en Boyacá, departamento que este año comenzó a evidenciar esta condición climática antes de lo previsto.

Por esta razón la Corporación Autónoma Regional de Boyacá (Corpoboyacá), le pide a los agricultores y ganaderos extremar medidas de prevención en pastos y cultivos con el fin de mitigar el impacto que estas condiciones extremas pueden ocasionar. 

De acuerdo con los boletines emitidos por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, (Ideam), 50 municipios de Boyacá se encuentran en alerta amarilla ante la ocurrencia de heladas. 

Para este 31 de diciembre y primero de enero se esperan temperaturas por debajo de los cero grados centígrados en los municipios de Sogamoso, Cerinza y Toca, según reporte del mismo Instituto.

Le recomendamos: 189 municipios están en alerta roja por amenaza de incendios en Colombia 

El director de Corpoboyacá, Herman Amaya, hizo un llamado a los mandatarios municipales para tener en cuenta los boletines diarios emitidos por el Ideam y tener activos los Comités Locales de Gestión del Riesgo.

“Comenzó una de las temporadas más difíciles del año para los campesinos por lo que insistimos en la necesidad de tomar todas las medidas que permitan reducir los efectos de las bajas temperaturas”, señaló Amaya.

El ganado también se impacta con las bajísimas temperatiras que se pueden registrar por esta época del año en departamentos como Boyacá y Cundinamarca. 

Desde hace un par de semanas la situación comenzó a complicarse en esta región del país y por eso a través de una circular el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, la Secretaría de Agricultura de Boyacá, la Unidad Administrativa Especial para la Gestión del Riesgo de Desastres de ese departamento y el Ideam, le advirtireron a los gremios y productores agropecuarios las recomendaciones frente a las heladas. 

Daniel Useche, jefe de la Oficina de Pronósticos y Alertas del Ideam, manifestó que en este momento se mantiene alerta amarilla en los municipios del Altiplano Cundiboyacense y Santander precisamente por estos dos fenómenos climáticos, pues los cielos en la región cada vez están más despejados, lo que ocasiona fríos intensos en las madrugadas y altas temperaturas especialmente en horas de la mañana. 

Le sugerimos: Reserva Los Yátaros: un tesoro para la investigación biológica en Boyacá

Useche dijo que esta condición puede extenderse hasta finales de febrero. Sin embargo, aclaró que esto no quiere decir que este tipo de eventos se presenten todos los días, pero se requiere que en estas regiones sus habitantes estén atentos y tomen las medidas de precaución correspondientes. 

Una de las recomendaciones es suministrar calor ajeno al entorno con ayuda de quemadores o fogatas. También es necesario aprovechar el calor natural del entorno forzando el movimiento del aire.

Las heladas pueden extenderse hasta febrero. Foto: CAR Cundinamarca

"De igual modo a agricultores, ganaderos y floricultores les sugerimos mantenerse atentos a la evolución de las condiciones meteorológicas durante esta temporada. Se sugiere cubrir las plantas con coberturas plásticas y humedecer el terreno al final de la tarde e inicios de la noche", aseveró Useche.

Le sugerimos: La Niña: Fuertes lluvias seguirán hasta abril de 2021

En este momento, en Boyacá hay 50 municipios en alerta amarilla por las bajas temperaturas, mientras en Cundinamarca el número asciende a 40. De igual forma, en Santander también hay cinco poblaciones que tienen la misma alerta por heladas. 

Las zonas con altitudes de 2.500 metros sobre el nivel del mar, zonas de altiplano y de montaña son propicias para el desarrollo de heladas. En Boyacá las heladas ya han afectado cultivos de zanahoria, fresas, papa y arveja, entre otros productos.