El tráfico de fauna silvestre no da tregua en Bogotá, una de las ciudades en las que más se presenta esta práctica, pero también en donde se adelantan diversas acciones para recuperar estos animales y retornarlos a su hábitat natural.

Durante los últimos doce meses la Secretaría de Ambiente, con el apoyo de la Policía Ambiental y Ecológica, logró recuperar 3.654 animales silvestres que fueron víctimas del tráfico o tenencia ilegal en la ciudad.

“El tráfico de fauna silvestres es uno de los flagelos más grande que tenemos y que afecta los ecosistemas de nuestro país. Esta temporada de vacaciones es muy susceptible para que las personas que viajan a las regiones traigan fauna silvestre. La invitación es para que no adquieran y no comercialicen animales silvestres, porque siempre estarán mejor #LibresYEnCasa”, afirmó el subsecretario de Ambiente, Julio César Pulido.

Le recomendamos: 74 animales víctimas de tráfico ilegal regresaron a la libertad

Bogotá es el epicentro de entrada y salida de personas, y se ha convertido en el paso obligatorio para los traficantes de especies silvestres. Las aves, los reptiles y mamíferos son las clases de animales que más se comercializan y se tienen ilegalmente como mascotas.

Esta tortuga hicotea fue liberada luego de un proceso de recuperación. Foto: SDA

Como resultado de los constantes monitoreos que realiza la autoridad ambiental en las terminales terrestres, en el aeropuerto El Dorado, en las diferentes localidades y en las plazas de mercado, se logró la recuperación, rescate e incautación de estos especímenes.

Una vez recuperados, los animales fueron trasladados al Centro de Fauna para realizar las respectivas valoraciones. Posteriormente, profesionales del Instituto de Protección Animal determinaron los procesos de rehabilitación y recuperación integral para regresar los especímenes a su hábitat natural.

Luego de superar con éxito los procesos de recuperación y rehabilitación, que en ocasiones duraron más de un año, la Secretaría de Ambiente logró liberar 2.297 especímenes silvestres. Dichas liberaciones se realizaron en los departamentos de Cundinamarca, Meta, Bolívar, Caldas y Córdoba, entre otros.

Estas jornadas de liberación se llevaron a cabo con las corporaciones autónomas regionales y con la Policía Nacional, con quien se viene adelantando un trabajo articulado para contrarrestar el tráfico de fauna y así reducir los impactos negativos que este delito ocasiona en los ecosistemas.

Serpiente boa recuperada por las autoridades ambientales en Bogotá. Foto:SDA

Captura de responsables

Además, gracias a las labores de investigación adelantadas por la Secretaría de Ambiente y la Fiscalía #1 Especializada de la Unidad de Delitos Contra los Recursos Naturales y el Medio Ambiente, con la articulación investigativa de la Dirección de Protección (Dipro) de la Policía Nacional, se logró la captura de cuatro personas que se dedicaban al comercio ilegal de especímenes silvestres a través de redes sociales, en un operativo simultáneo realizado en Bogotá y Cartagena.

Cuando se extrae un animal de su hábitat natural para tenerlo como mascota se genera un desequilibrio irreparable en los ecosistemas, por eso, los animales deben estar libres en su entorno. 

Para seguir protegiendo y conservando la fauna silvestre se necesita del trabajo, compromiso y dedicación de todos los actores, y la corresponsabilidad de las personas para respetar todas las formas de vida y no que no hagan parte de esta cadena delictiva.

Le sugerimos: EN VIDEO: Más de 50 animales silvestres regresarán a la libertad

Los ciudadanos pueden reportar los casos de comercialización, tenencia o emergencia con fauna silvestre a los teléfonos 3174276828, 3183651787 o 3182154047, o al correo fauna@ambientebogota.gov.co Profesionales de la Secretaría de Ambiente estarán disponibles para atender cualquier incidencia.

Las aves son una de las especies más traficadas en Bogotá. Foto: SDA

La Administración Distrital hace un llamado a los ciudadanos para que mantengan la calma en caso de encontrarse con un animal silvestre, eviten manipularlo, no tomarlo como mascota y avisar de inmediato a las autoridades.