El Departamento Administrativo Distrital de Sostenibilidad Ambiental (Dadsa) recolectó una cifra récord de 40 toneladas de residuos posconsumo. Fueron tres días de mucho trabajo en los cuales recolectaron pilas, baterías de carros, computadores, televisores, llantas y celulares dañados o en desuso en el perímetro urbano de Santa Marta. 

El pasado martes 15 de diciembre, el Dadsa, en cabeza de Patricia Caicedo, lanzó esta campaña de recolección de posconsumo en el marco de la “Playatón 2020”, una jornada de limpieza de las playas samarias, liderada por la Alcaldía de Santa Marta, la autoridad ambiental y la Empresa de Servicios Públicos de la ciudad (Essmar), en la que recolectaron 20,7 toneladas de basura.

Le recomendamos: El plan de Santa Marta para ser una de las ciudades más arborizadas del país

Le apostamos a una gestión integral de los residuos sólidos para garantizar su recuperación, transporte y el tratamiento diferenciado, conforme al tipo de residuo y el potencial de aprovechamiento y transformación que tenga”, manifestó Caicedo en el último punto de acopio, ubicado en el colegio distrital Inem Simón Bolívar, durante la entrega del balance de esta actividad.

Los ríos Manzanares, Gaira y la Quebrada Tamacá, registraron menos residuos de posconsumo gracias al proyecto "Mi Barrio, Mi río". Foto: Dadsa

A su vez, la directora de la entidad, recordó que a lo largo de la semana la alcaldía, en cabeza de Virna Johnson, ha llevado a cabo varias jornadas en favor del medioambiente, con el objetivo de prevenir, reducir y mitigar la contaminación y degradación de los ecosistemas tanto marinos como terrestres de Santa Marta.

La ciudadanía jugó un papel clave en la recolección de estos residuos gracias al programa “Mi Barrio, Mi Río”. Esta iniciativa, impulsada por el Dadsa, busca incentivar a los habitantes de los barrios cercanos a los ríos Manzanares, Gaira y la Quebrada Tamacá a liderar e implementar actividades de protección, preservación, limpieza y conservación del cuerpo de agua que tengan más cercano. Con este proyecto la autoridad ambiental ha logrado recolectar 275 toneladas de basura en estos ecosistemas a lo largo de 2020.

Puede leer: Colombia busca que siembra de bosques sea alternativa al desempleo

De hecho, la Asociación Nacional de Empresarios (Andi) destacó al Departamento de Sostenibilidad de los samarios pues gracias a ‘Mi Barrio, Mi Río’, se encontraron menos residuos de posconsumo en estos cuerpos de agua de Santa Marta. 

Patricia Caicedo dirige el Departamento Administrativo Distrital de Sostenibilidad Ambiental de Santa Marta. Foto: Dadsa

En la actividad también participaron Carlos Páez, gerente de Essmar, y Alberto Ladino, director ejecutivo de la Corporación Pilas con el Ambiente, quien también asistió en representación del Grupo Retorna, un proyecto liderado por la Andi.

Para tener un mayor impacto en el medioambiente y lograr el propósito de la campaña, se unieron, además de la ciudadanía, otras 24 empresas que entregaron los elementos de oficina y operatividad que ya no usaban. Algunas de ellas fueron Basura Cero, Banaservice, el Cuerpo de Bomberos de Santa Marta, la Universidad de Magdalena, la Clínica Mar Caribe, Cooempremac, entre otras.

Le sugerimos: La CAR recolectó ocho toneladas de electrodomésticos inservibles en reciclatón

El Dadsa quiso apostarle a esta iniciativa luego de conocer un reporte del Ministerio de Ambiente que demostraba la sobrecarga de elementos reutilizables. Según expone el informe, “el Gobierno Nacional ha recolectado más de 7.000 millones de toneladas de residuos de computadores, más de 9.000 millones de toneladas de pilas”, además de otros materiales como bombillos y baterías. 

Santa Marta verde

Además de estas jornadas de recolección de residuos, el Dadsa también impulsa una iniciativa para que la capital del Magdalena sea una de las ciudades más arborizadas del país. 

Con el proyecto Bosque Urbano, tienen planeado sembrar 30.000 árboles entre 2019 y 2023 para alcanzar la meta de 250.000 ejemplares en total para Santa Marta. Esto, con el objetivo de mejorar la calidad ambiental y mitigar los efectos del cambio climático en esta ciudad que ha tenido un crecimiento urbano alto desde la década de los 80. Se estima que la tasa anual de crecimiento poblacional es de 3,16 por ciento.