En este 2020, difícil para millones de personas por la pandemia de la covid-19, los bosques no estuvieron exentos de la crisis, ya que, según cifras oficiales en Colombia, la deforestación aumentó por los confinamientos que fueron aprovechados por mafias para intensificar su accionar contra estos ecosistemas, al punto de registrar en los primeros meses del año más 12.000 puntos de calor: el triple comparado con el comienzo de 2019.

Ante este desolador panorama y con el ánimo de efectuar un profundo análisis sobre lo que viene ocurriendo en el país, la Iniciativa Interreligiosa para los Bosques Tropicales, realizó este jueves 3 de diciembre, la Primera Conferencia Nacional en la que intervinieron los principales líderes religiosos del país, además del jefe de la oficina del programa ONU Medio Ambiente.

Durante la jornada participaron personalidades nacionales y extranjeras en temas ambientales como Frances Seymour, reconocida experta, quien actualmente se desempeña como investigadora principal del Instituto de Recursos Mundiales (WRI por su sigla en inglés). Ella habló de la contribución de los bosques a la mitigación del cambio climático.

Gregorio Díaz Mirabal, presidente de la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (Coica), fue otro de los invitados, quien abordó el tema de los pueblos indígenas, entre la defensa de sus derechos y la protección de los bosques.

Le sugerimos: Se busca: cartel de los deforestadores del Meta y la Amazonia colombiana

El evento también contó con la presencia de Satya S.Tripathi, subsecretario general de la ONU y jefe de la Oficina del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en Nueva York. Además estuvo el embajador de Noruega en Colombia, John Petter Opdahl.

La conferencia virtual tuvo tres paneles, uno de ellos con expertos ambientales como Rodrigo Botero, director de la Fundación para  la Conservación y el Desarrollo Sostenible; Javier Ortiz, coordinador para Colombia de la Alianza para los Bosques Tropicales (TFA), y Cláudio Maretti, vicepresidente de la Comisión Mundial de Áreas Protegidas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. En este espacio se debatió sobre los retos de la Amazonia en la mitigación del cambio climático. 


El evento, además de develar problemáticas, busca generar alternativas de solución a temas como la deforestación y el cambio climático. Foto: Leonardo Numpaque Moreno. 

El segundo panel de la jornada abordó el tema sobre la ecología y teología en relación con soluciones a las problemáticas que aquejan a los bosques en Colombia. En este participaron el rabino Yerahmiel Barylka, exdirector del área religiosa del Fondo de Reforestación Keren Kayemet Leisrael; Monseñor Héctor Fabio Henao, director de la Pastoral Social de la Conferencia Episcopal de Colombia, y el pastor Janier Cardona, de la iglesia Panamericana de Colombia y miembro de IRI-San José del Guaviare.

La actividad cerró con un panel encabezado por líderes indígenas como Sonia Guajajara, coordinadora ejecutiva de la Articulación de Pueblos Indígenas de Brasil (APIB); Delio Siticonatzi Camaiteri, representante del pueblo Ashaninca, grupo étnico amazónico del Perú, y María Elizabeth Apolinar, investigadora y enlace étnico de la Comisión para el esclarecimiento de la verdad, regional Orinoquia, quienes dialogaron acerca de las respuestas a los conflictos por la defensa de la Amazonia. 

Le recomendamos: UICN señala que la deforestación en la Amazonia colombiana es peor que en Brasil

IRI-Colombia, programa de Naciones Unidas, trabaja con más de 500 líderes religiosos de diferentes creencias desde 2018 en Caquetá, Guaviare, Meta y Putumayo, con el objetivo de convocar a la autoridad que estos líderes reprrsentan para llevar un mensaje de sensibilización acerca de la defensa de los bosques a sus comunidades y formarse, entre otras, en la incidencia política para que logren influir en las políticas locales que tienen como meta la preservación de estos ecosistemas amenazados.

Desde esa iniciativa resaltan que dichos departamentos son los más afectados por el flagelo de la deforestación, al punto que en los últimos cuatro años, esta región amazónica perdió más de 750.000 hectáreas de bosque por el accionar de la motosierra, según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam).