De las cerca de 10.000 especies de aves que existen en el mundo, 1.905 hacen presencia en Colombia. Esa cifra convierte al país en el territorio con mayor diversidad de este grupo de fauna, por encima de Perú y Brasil.

Esta cifra, junto a la obtención del título del Campeonato Mundial de Observación de Aves, más conocido como Global Big Day, en cuatro ocasiones consecutivas demuestran el potencial con el que cuenta el país para la realización de aviturismo. 

Le sugerimos: ESPECIAL: Miles de aves tienen su santuario en mitad del río Bogotá

Conscientes de esa gran riqueza, el Instituto Alexander von Humboldt y la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) presentaron un proyecto al Instituto Bird Life International con el objetivo de crear una red nacional de áreas para la conservación de aves en Colombia.


Colombia tiene un gran potencial en el aviturismo gracias al alto número de especies de aves que tiene registradas. Foto: Nicolás Fernando Acevedo Ortiz

En ese propósito, la iniciativa Paraíso de Aves de Tabor y Magdalena recibió el pasado mes febrero la designación de zona AICA (Área Importante para la Conservación de Aves) por parte de mencionado instituto, tras la postulación del Humboldt y la CAR. 

Tras recibir ese título, esa zona pasó a ser la más grande de Cundinamarca de este tipo, convirtiéndose en un espacio fundamental para el avistamiento de aves y la conservación de cientos de especies de flora y fauna, algunas exclusivas de Colombia. 

Le recomendamos: Valen más mil volando: el enorme potencial del aviturismo en Colombia

El reconocimiento fue recibido luego de una extensa evaluación que evidenció el cumplimiento de todos los criterios como la presencia de especies amenazadas y endémicas, sin embargo, este lugar no había sido abierto al público por cuenta de la pandemia.

“Los municipios de Beltrán, Pulí y San Juan de Rioseco, en Cundinamarca, nos hemos unido con la CAR para presentar un proyecto de infraestructura turística que contemplará alrededor de 4.5 kilómetros de senderos elevados y en piedra, así como miradores y plazoletas para hacer más atractivo el cerro del Tabor”, aseguró Camilo Andrés Mogollón, alcalde de San Juan de Rioseco. 


En varias regiones del país se vienen implementando rutas de avistamiento de aves. Foto: Nicolás Fernando Acevedo Ortiz.

En la actualidad el Paraíso de Aves de Tabor y Magdalena puede ser visitado por los turistas y ornitólogos, en San Juan de Rioseco. Allí se encuentran operadores turísticos y personas capacitadas para realizar visitas, además el municipio cuenta con una amplia oferta de actividades y beneficios para quienes vayan.

Le puede interesar: Tuky: El tucán que tendrá una pata diseñada en 3D

“Nos conocen como el municipio más alegre de Colombia; tenemos cero afectaciones por covid-19, somos una gente muy amable con una gastronomía deliciosa y estamos preparados para comenzar con la reapertura de nuestro municipio al turismo”, agregó el mandatario. 

Datos claves del lugar 

En el Paraíso de Aves de Tabor y Magdalena se pueden encontrar:

- 143 especies de mamíferos, pertenecientes a 25 familias.
- 21 especies se encuentran bajo alguna categoría de amenaza.
- 37 especies protegidas por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres.
- 129 especies de reptiles y anfibios (siete endémicas de Colombia), pertenecientes a 27 familias.
- 74 especies de peces, pertenecientes a 12 familias.