Más de 50 cotorras, pericos, tortugas, zarigüeyas y loros regresaron a libertad en Tolima. Luego de un arduo proceso de recuperación y rehabilitación, estos animales, que habían sido incautados por las autoridades en varios operativos adelantados contra el tráfico y la tenencia ilegal, tendrán una segunda oportunidad. 

Los médicos veterinarios y biólogos del Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre de la Corporación Autónoma Regional del Tolima (Cortolima), en donde fueron valorados y atendidos, optaron por devolverlos a su hábitat natural al observar que los animales recobraron sus habilidades biológicas, al demostrar, entre otras, sus capacidades para buscar y atrapar presas y alimento, situación que les permitiría valerse por sí mismos.

Le sugerimos: De regreso a la libertad: 50 animales silvestres retornaron a su hábitat natural

La liberación se dio en el marco de la celebración del Día Verde, la cual hace parte la campaña Navidad Sostenible. Inicialmente en las instalaciones de la sede central de Cortolima en Ibagué y como acto simbólico al que asistieron representantes de la Policía, el Ejército y la Alcaldía y la Gobernación, fueron liberados 10 pericos barbiamarillos (Brotogeris jugularis).


Los pericos barbiamarillos miden entre 12 y 18 centímetros de largo y pesan 58 gramos, en promedio. Foto: Cortolima. 

“Estas aves habían llegado a las instalaciones del Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre en febrero de este año, provenientes de incautaciones que realizamos en compañía de la Policía Ambiental", manifestó Juan Fernando Gutiérrez, biólogo de Cortolima, quien indicó que los pericos duraron 10 meses en proceso de rehabilitación, debido a registraban un alto grado de domesticamiento en vista de que los tenían en casas como mascotas. 

Le recomendamos: EN IMÁGENES: Zorros, mapaches y osos perezosos fueron liberados en Huila

Olga Lucía Alfonso Lannini, directora general de Cortolima, aprovechó la oportunidad para recordarle a la ciudadanía sobre la importancia de mantener los animales en su hábitat y no en las viviendas, pues, además, de ser un delito, se genera una grave afectación a los ecosistemas, debido a los servicios que esta clase de ejemplares dejan de brindar como, por ejemplo, la dispersión de semillas y el control de plagas.  


Las tortugas son esenciales, pues contibuyen al mantenimiento de los ecosistemas y al transporte de nutrientes. Foto: Cortolima.  

La jornada de liberación continuó, posteriormente, en la vereda San Antonio, del municipio de Mariquita, en donde la Corporación, en compañía de la Policía Ambiental y las autoridades de esa población, llevaron a cabo la liberación de 18 tortugas morrocoy (Chelonoidis carbonaria), cuatro tortugas caja (Kinosternon leucostomum), tres zarigüeyas (Didelphis marsupialis), 11 loros frenteamarillos (Amazona ochrocephala) y cinco cotorras (Pioinus menstruus).

En total fueron dejadas en libertad 51 ejemplares de fauna silvestre que habían sido abruptamente extraídos del bosque y condenados a vivir en cautiverio por el hombre. 

Le puede interesar: Más de 80 animales silvestres tienen un nuevo hogar en Córdoba

Las autoridades hicieron un llamado a la ciudadanía a no apoyar el tráfico ilegal comprando fauna silvestre. Los instaron, en cambio, a denunciar la tenencia ilegal, recordando que se trataba de un delito que incluía penas que comprendían entre millonarias multas, hasta la privación de la libertad. Además, recalcaron que solo en su entorno natural este tipo de animales estaban tranquilos y seguro.