Esta semana comenzó el programa de avistamiento de mamíferos marinos en las bahías de Santa Marta en pro de evaluar la presencia y distribución de las especies, el estado de sus poblaciones y realizar los registros fotográficos y técnicos de los avistamientos.

El Acuario Rodadero, operador del Centro de Atención, Valoración y Rehabilitación de Fauna Marina de la Corporación Autónoma Regional del Magdalena (Corpamag), en convenio con la Universidad Jorge Tadeo Lozano, son los encargados en esta oportunidad de los monitoreos de las especies de cetáceos que visitan las bahías todos los años en las diferentes épocas.

 

Ana María Pacheco y Luisa Fernanda Pineda, estudiantes de biología marina, adelantan las diferentes labores. 

En este proceso también se quiso vincular a los turistas y la comunidad en general con el propósito de conocer las principales características de estos emblemáticos animales. Es así como abordo de las embarcaciones de la empresa Taxi Marino, logran no solo contemplar su belleza, sino aprender sobre su importancia ecosistémica y la importancia de preservarlos y cuidarlos a partir de practicas tan sencillas como no arrojar plásticos a los océanos. 

Le sugerimos: Gritos de angustia: escuche el sufrimiento de los animales marinos

Desde Corpamag informaron que, por el momento, se han logrado avistamientos de dos especies de delfines. Se trata del delfín de dientes rugosos (Steno Bredanensis) y el delfín nariz de botella (Tursiops Truncatus). No obstante, la autoridad ambiental y las biólogas a cargo de la inicitiva esperan en los los próximos días lograr muy buenos resultados debido a la abundancia de peces que se registra para esta época en los mares que bañan al país. 


Los delfines nariz de botella (Tursiops Truncatus) son los más comunes de las más de 30 especies de delfines que existen. Foto: Acuario Rodadero. 

El delfín de dientes rugosos se caracteriza por su cabeza cónica y su nariz esbelta, además por poseer una aleta dorsal pronunciada y el hocico, la garganta y el vientre de color blanco-rosado, mientras que los lados de gris claro. Entre tanto, la espalda y aleta dorsal poseen una coloración gris oscuro.

Pueden llegar a medir alrededor de 2,5 metros de longitud y pesar unos 150 kilogramos. Posee de 20 a 27 dientes en cada fila y tienen arrugas y crestas verticales, tenues pero detectables.

Le puede interesar: En Colombia no solo hay delfines rosados: dos de las especies que existen en el Golfo de Urabá podrían estar en riesgo

Andan en grupos de 10 a 30 individuos y se destacan por ser grandes buceadores, así como por poder sumergirse por 15 minutos. Son nadadores veloces y producen chasquidos y silbidos con los que, al parecer, se ecolocalización y comunican. 

Por su parte, el delfín mular, tursón o nariz de botella es la más común de las más de 30 especies de delfines que existen. Viven en grupos de hasta 10 o 12 individuos y nadan a una velocidad de 5 a 11 kilómetros por hora. En tiempos cortos pueden alcanzar velocidades máximas de 35 kilómetros por hora.

  
Distintas especies de delfines visitan las bahías todos los años en diferentes épocas. Foto: Acuario Rodadero.  

Según los expertos cada 5 o 8 minutos, los delfines tienen que salir a la superficie para respirar a través de su espiráculo. Su naturaleza sociable los han convertido en presa fácil de los humanos, por lo que es frecuente verlos en cautiverio, siendo utilizados para divertir a la gente en espectáculos acuáticos.  

En general, los delfines son importantes para el ecosistema porque son depredadores superiores que controlan las poblaciones de peces y calamares. De igual manera, mantienen el equilibrio dentro de las aguas, además se constituyen en buenos indicadores naturales de la salud ambiental.