Durante las últimas décadas, la personalidad animal ha sido ampliamente investigada. 

Estos estudios han permitido, entre otras cosas, el descubrimiento de que la personalidad tiene un significado evolutivo y ecológico.

Recientemente, un equipo internacional de biólogos del comportamiento diseñó un conjunto de tareas para realizar una evaluación de la personalidad de los monos titíes, una especie de pequeño tamaño y muy sociable.

Le recomendamos: Una de cada cinco personas muere en el mundo por la contaminación atmosférica

Estos animales, de acuerdo con el artículo publicado en la revista científica American Journal of Primatology, se asemejan a los humanos en su organización social, “ya que viven en unidades familiares unidas, donde los padres actúan como criadores y su descendencia los ayuda a criar a las crías”.

El grupo de investigación observó  las reacciones de estos monos en diferentes tareas. Entre ellas, examinaron cómo actúan al probar un trozo de yaca o al relacionarse con un juguete en forma de cascabel.

Los resultados evidenciaron que los monos cautivos que habitan en Austria, así como aquellos que se desarrollan en condiciones naturales en Brasil, exhiben diferencias en sus personalidades, como los seres humanos.

El grupo de investigación observó  las reacciones de estos monos en diferentes tareas. Foto: DW.

Al responder a las diferentes acciones, algunos, “se apresuraron a abordar cualquier novedad, mientras que otros fueron más cuidadosos; mostrando un patrón similar al de los humanos: por ejemplo, algunos humanos disfrutan probando nuevos restaurantes, mientras que otros prefieren comer en su restaurante favorito”, explica la Universidad de Viena, entidad académica partícipe de la investigación a través de algunos miembros de su institución.

Le sugerimos: "No hay vacuna para el cambio climático", advierte la ONU

Al respecto, Vedrana Šlipogor, becario postdoctoral en la Universidad de Viena y autor principal del artículo, comentó que se descubrió que “los monos que se convirtieron en criadores, es decir, individuos dominantes en el grupo, también se volvieron más audaces".

"En los seres humanos y otros animales no humanos vemos un patrón similar. Las personas que ocupan puestos de liderazgo a menudo muestran niveles más altos de extraversión, así como algunos otros rasgos”, explicó.

Para ejemplificar esto último, Šlipogor explicó que en las palomas mensajes, los individuos “más audaces tienen un rango más alto en la jerarquía y es probable que influyan en la dirección del movimiento colectivo”.

Otro de los hallazgos interesantes es que al comparar los rasgos de la personalidad de los individuos que habitan en Austria, durante cuatro años, el grupo halló que estos monos son muy conscientes de sus rasgos de personalidad.

Esta es la primera vez, según explican, que capturan la personalidad de los monos titíes salvajes. “Adaptamos nuestra batería de prueba del entorno cautivo bien controlado a las condiciones impredecibles de la naturaleza. Sin embargo, en la naturaleza, los monos tienen muchas cosas que hacer en su vida cotidiana y, a cambio de algunas bananas, decidieron participar en estas tareas”, comentó Thomas Bugnyar, profesor de Etología Cognitiva en la Universidad de Viena y coautor del estudio.

Puede leer: Guardianes por la Vida: la voz de los jóvenes colombianos por el planeta

"Nos complació descubrir que los monos salvajes muestran una estructura de personalidad muy similar a los que están en cautiverio”, concluyó Bugnyar.