Los páramos son ecosistemas que se alzan como fuente de esperanza ante un mundo sediento, que ya está experimentando la preocupación por el futuro del agua: el preciado líquido que da vida.

Cerca del 50 por ciento de estos ecosistemas en el mundo se encuentra en Colombia. El país alberga 37 páramos en los que abunda la fauna y se controla el dióxido de carbono, pues estos espacios naturales lo retienen en el subsuelo.

Estas zonas, que son ecosistemas estratégicos ya que aportan el 85 por ciento del agua potable del país, albergan unas 154 especies de alados que adornan sus cielos y protegen sus árboles, así como 70 especies de mamíferos, 90 de anfibios, 130 de mariposas y 4.700 especies de plantas.

Le recomendamos: EN VIDEO: Niños impulsan la reforestación en el páramo de Murillo en Tolima

Estos paraísos, descritos en varias ocasiones como tesoros que unen al cielo con las montañas, se han visto amenazados por factores como el cambio climático, la minería y la actividad agrícola.

Los páramos son ecosistemas que se alzan como fuente de esperanza ante un mundo sediento. Foto: IGAC.

Para proteger estos valiosos ecosistemas, Agua Zalva, marca perteneciente a la empresa Bavaria, que surgió con el propósito de preservar estas zonas, de la mano de la Universidad EAN, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la Consejería Presidencial para la Juventud y Parques Nacionales Naturales de Colombia, lanzó la iniciativa “Jóvenes por los Páramos”.

Un proyecto que busca impulsar el liderazgo de los jóvenes para que sean quienes abanderen el cuidado de estas zonas.

Sobre el proyecto conversó Brigitte Baptiste, rectora de la Universidad Ean, en Encuentro Sostenible.

De acuerdo con Baptiste, los páramos son ecosistemas de la alta montaña ecuatorial que “en el día pueden alcanzar temperaturas relativamente altas y, en la noche, temperaturas muy bajas, lo que hace que el agua se congele y que se viva en un día la diferencia entre el verano y el invierno, con lo cual la biología tiene un reto para adaptarse y generar formaciones muy específicas”.

Sobre los peligros para estos espacios, Baptiste mencionó que las actividades agropecuarias sin control ya están prohibidas, al igual que la minería.

Sin embargo, estos ecosistemas se siguen quemando, pues al no ser muy boscosos “favorecen la posibilidad de tener ovejas, vacas y caballos. Esto implica su destrucción del entorno, la pérdida de captación de agua y la capacidad de filtrarla. La agricultura y algunas sobras de infraestructura e intervenciones de reforestación mal entendida también los han afectado”, dijo.

Pues, de acuerdo con Baptiste, la educación y la formación son la base para solucionar “muchos de los problemas ambientales a los que nos vemos enfrentados en la actualidad”. Foto: Semana.

De igual forma, aseguró que la minería en el páramo es imposible e ilegal. “Llevamos por lo menos 12 años con una normativa que precluye la minería en el páramo de ninguna modalidad (...). Quedan elementos de minería ilegal, informal, sobre todo de carbón en socavones en la Cordillera Oriental, Boyacá, Norte de Santander. De resto no hay y espero que no las haya”, manifestó.

Por esto, dijo que estos ecosistemas de importancia global deben protegerse y, en ese sentido, Baptiste manifestó que celebra la iniciativa de “Jóvenes por los Páramos”. Para la bióloga, estos proyectos “educan, transforman e impulsan el liderazgo de los jóvenes para convertirlos en agentes de cambio”.

De acuerdo con la experta, la educación y la formación son la base para solucionar “muchos de los problemas ambientales a los que nos vemos enfrentados en la actualidad”.

Le sugerimos: "Cachipay, un jardín en acción": el programa de radio dedicado al medioambiente

Para rectora de la Universidad EAN, esta iniciativa es una muestra de cómo los privados pueden hacer sinergia con iniciativas de gran impacto, puesto que esta tarea le concierne a todos.

"La iniciativa surgió de la empresa Bavaria, la cual ha promovido, a través de la venta de agua embotellada Zalva, la posibilidad de aportar por cada botellita recursos para la conservación de un metro cuadrado de páramo”, explicó Baptiste en el Encuentro.

Quienes estén interesados en participar en esta convocatoria, deben ser personas con un compromiso directo con estos ecosistemas, con la voluntad de trabajar por la conservación y sostenibilidad de estos espacios, pues son jóvenes que van a desarrollar actividades alternativas en favor de estos lugares con los recursos recaudados en la campaña.

“El proyecto tiene, por ejemplo, un diseño de alternativas de restauración de las áreas degradadas y compromisos en la siembra de plantas nativas. También se van a evaluar nuevas alternativas que se les ocurran a estos jóvenes y a las comunidades de las que hacen parte”, explicó Baptiste. 

Le puede interesar: Buscan blindar los 36 páramos de Colombia de la explotación minera

“De hecho, también se va a continuar el trabajo de monitoreo con la Universidad de Pamplona, la cual está construyendo la plataforma para hacerle seguimiento al cumplimiento de la promesa de la campaña”, añadió.

Esta iniciativa está planteada para que todos los jóvenes que quieran contribuir puedan hacerlo. Pues, según dijo la experta, “no hay necesidad de irnos a vivir allá, lo que hay que hacer es fortalecer a quienes ya están viviendo allá y crear alianzas”.

El proyecto también está pensado para que la gente conozca más en detalle qué son estos ecosistemas. “Y quién mejor que los jóvenes para emprender esta aventura con nosotros. Esperamos que haya mucho trabajo en redes, mucho arte, muchas propuestas”.

Estas zonas son ecosistemas estratégicos ya que aportan el 85 por ciento del agua potable del país. Foto: Mas Media.

“Jóvenes por los Páramos‘‘ es una propuesta que se espera sea duradera. “Esperamos permanecer mucho tiempo, por lo menos 10 años como mínimo en todo este proceso de acompañamiento de restauración, porque es un proceso largo, exigente, que requiere paciencia y pedagogía”, sostuvo.

Puede leer: Sumapaz: la lucha que no suspendió la pandemia

Para postularse como embajadores de estos ecosistemas, los interesados deben ingresar al sitio web www.aguazalva.co/registrarme, incluir sus datos demográficos y subir un vídeo menor a dos minutos en el que explique qué pueden ofrecer como embajadores de los páramos.

Una vez se cierre la convocatoria, un grupo de jurados seleccionarán tres perfiles por cada páramo, los cuales serán entregados a un jurado de expertos ambientales que seleccionarán a los 37 embajadores para “la vigencia del año 2021”.