Con 58.312 especies de plantas y animales registradas, Colombia ostenta el título del segundo país más biodiverso del planeta, un listado que encabeza Brasil y lo complementan Indonesia, China, México, Perú, Australia, India, Ecuador y Venezuela.

El territorio nacional concentra la mayor cantidad de especies de aves y orquídeas y es la segunda nación con más plantas, anfibios, mariposas y peces dulceacuícolas. En el mundo es tercero en palmas y reptiles y sexto en mamíferos.

Le puede interesar: Tras una compleja cirugía, una zarigüeya vio una nueva luz de esperanza

Por tratarse de un hervidero de biodiversidad, Colombia es uno de los mayores epicentros del tráfico ilegal de flora y fauna, un negocio macabro que está considerado como el tercero más rentable en el mundo después de la droga y las armas.

La venta ilegal de fauna y flora silvestre ahora opera a través de las redes sociales. Fotos: Cornare.

Antes de la llegada masiva de la tecnología, el modus operandi de los traficantes aparecía a la vuelta de la esquina. Luego de extraer las especies de sus hábitats naturales, miles de animales y plantas recorrían miles de kilómetros para llegar a sitios como plazas de mercado y establecimientos comerciales, donde eran vendidos como mascotas.

Hoy en día, esta red permanece oculta de los ojos de las autoridades y los ciudadanos y aprovecha las diferentes redes sociales para ofrecer de manera clandestina los animales más llamativos o apetecidos en el mercado negro, su mayoría aves y tortugas.

En el municipio de Rionegro, ubicado en Antioquia, las autoridades policivas y ambientales lograron frenar la venta virtual de un armadillo nueve bandas (Dasypus novemcinctus), mamífero que era ofrecido a través de un grupo de WhatsApp. 

El armadillo fue ofrecido a través de un grupo de WhatsApp en el municipio de Rionegro. Foto: Cornare.

Una denuncia ciudadana le permitió a la Policía Nacional dar con la persona que comercializaba al armadillo, luego de que realizara una publicación en el grupo de WhatsApp. Con la evidencia, la autoridad puso en marcha una investigación y articulación estratégica con la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare (Cornare).

El sujeto que pretendía vender el armadillo fue capturado en operativo de la Policía cuando se movilizaba con el animal en su vehículo hacia el lugar en el que pretendía realizar la venta. El presunto traficante deberá responder por ilícito aprovechamiento de los recursos naturales”, dijo Cornare.

Le puede interesar: No hay derecho: Apedrearon a zarigüeya embarazada en Antioquia

Según la autoridad ambiental, el sujeto acudió a la entrega del animal en el vehículo en el que lo transportaba, mientras era vigilado por funcionarios de la Policía Ambiental. “En el operativo que logró impedir la venta en flagrancia e individualizar al sujeto, participaron el equipo de fauna silvestre del convenio de Cornare, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y la Policía”. 

El armadillo estaba dentro del baúl del vehículo del presunto traficante de fauna. Foto: Cornare.

El patrullero de la Policía Albeiro Pilcué informó que el armadillo estaba dentro de un costal en el interior del baúl del vehículo del ciudadano, quien quedó a disposición de la Fiscalía General de la Nación.

El armadillo presenta algunas heridas en su cuerpo, probablemente por la manipulación y la captura por parte del supuesto traficante de fauna. El animal fue trasladado al hogar de paso de la fauna silvestre de Cornare. 

“No tiene evidencia de fracturas, pero sí algunas lesiones y estrés por el cautiverio. Sin embargo, una vez se recupere en su totalidad, será liberado en su hábitat natural. Casi todas las especies de armadillo están amenazadas debido a la pérdida de su ecosistema y exceso de caza.”, agregó Cristina Buitrago, médica veterinaria de la Corporación.

Expertos de Cornare curan las heridas del armadillo causadas por el cautiverio. Foto: Cornare. 

David Echeverri, coordinador del grupo bosques y biodiversidad de Cornare, le reiteró el llamado a la ciudadanía de no comprar fauna silvestre y denunciar cualquier situación de venta de estas especies. “También es fundamental reportarle a las autoridades las publicaciones en redes sociales en las que se oferte cualquier animal de nuestra biodiversidad”.

Le puede interesar: Buscan a responsables de torturar a zarigüeya en el Pacífico

Este no es el primer caso de venta ilegal de fauna silvestre por las redes sociales. El pasado 2 de agosto, las autoridades impidieron la venta de un mono aullador bebé que ofrecían a través de la red social Facebook entre los municipios de Marinilla y El Santuario, en Antioquia.

“Esta situación pone en evidencia la grave problemática del tráfico de fauna silvestre en el país, en esta oportunidad con el uso de esta plataforma como escenario para la venta, lo que agrava aún más la situación, teniendo en cuenta el acceso público y gratuito a este tipo de publicaciones”, precisó Echeverri.

El presunto traficante fue capturado y deberá responder por ilícito aprovechamiento de los recursos naturales. Foto: Cornare.

Según Cornare, de las 20 variedades de armadillo en el mundo, sólo una no vive en América Latina. “La palabra armadillo significa el pequeño con armadura, en referencia a las placas óseas que cubren la espalda, cabeza, piernas y cola de estas peculiares criaturas. Los armadillos son los únicos mamíferos vivos que lucen este tipo de protección”.

La mayoría de las especies cavan madrigueras y duermen profusamente, hasta 16 horas al día, saliendo a buscar escarabajos, hormigas, termitas y otros insectos en la madrugada y al anochecer. 

Le puede interesar: ¡Pare! Paso de fauna silvestre por la vía

Tienen un pésimo sentido de la vista y se valen de su gran olfato para cazar. Usan sus fuertes patas y enormes garras delanteras para cavar, y su larga y pegajosa lengua para extraer hormigas y termitas de sus galerías. Además de insectos, los armadillos comen pequeños vertebrados, plantas y algunas frutas, así como la ocasional carroña”, puntualizó la entidad.