Cundinamarca es un departamento privilegiado en términos de biodiversidad. Alberga diversos paisajes que van desde relieves bajos y planos hasta montañosos, por donde revolotean más de 900 especies de aves. También es un territorio de agua, representado en páramos como Sumapaz (el más grande del mundo), Chingaza, Rabanal y Guerrero, y los cauces de ríos como Magdalena, Bogotá, Negro y Apulo.

Al contar con todos los pisos térmicos, su repertorio de flora y fauna es amplio y diverso. Frailejones, bromelias, quiches y cóndores en sus complejos de páramo; tinguas y alcaravanes en los humedales de la sabana; osos de anteojos, dantas y venados en sus tupidas montañas de niebla; tortugas charapas y babillas en las arenas blancas del río Magdalena; y 87 tipos de orquídeas y 83 de colibríes, son algunas de las joyas naturales que hacen presencia en las más de 2,4 millones de hectáreas cundinamarquesas.

Los venados de cola blanca son unos de los mayores atractivos de los páramos de Cundinamarca. Foto: CAR.

En los pocos relictos de bosque seco que han logrado sobrevivir a la deforestación y la ganadería extensiva, habitan tigrillos, guacamayas, micos, loras y pericos, mientras que por los 380 kilómetros del río Bogotá, a pesar de sus altos grados de contaminación, los expertos han identificado especies cercanas a la extinción como la tingua bogotana y el cucarachero de pantano.  

Le puede interesar: ESPECIAL: Así salvan al cóndor andino de la extinción

Las antiguas tierras de los muiscas son uno de los sitios con mayor presencia del perezoso de dos dedos en el país, un mamífero que habita en los bosques andinos que está altamente amenazado por la presencia de carreteras, perros ferales y cazadores. Zipacón y Cachipay, dos municipios cundinamarqueses, son conocidos como epicentros de estos animales.

La cuenca del río Magdalena es uno de los sitios más biodiversos del departamento de Cundinamarca. Foto: Nicolás Acevedo. 

Este hervidero de biodiversidad ahora podrá ser consultado a través de la plataforma de datos abiertos SIBIO CAR, el nuevo sistema de información en biodiversidad de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), la cual contiene los principales registros biológicos del departamento.

“Esta plataforma se convierte en un instrumento para la divulgación de los registros de fauna y flora de Cundinamarca, además de un inventario y monitoreo de las principales especies en el territorio”, dijo Nelson Londoño, biólogo de la CAR.

Le puede interesar: ESPECIAL: ¿Qué pasó con Nala? La leona decomisada hace diez años a un circo de Bogotá

SIBIO CAR facilitará mediante campos específicos, listados y palabras claves, almacenar la información en biodiversidad, ocurrencia o registros biológicos de las especies de la jurisdicción.

Las zonas montañosas de Cundinamarca son habitadas por miles de mamíferos, los cuales están amenazados por la deforestación. Foto: CAR.

Esto implica recolectar información en aspectos como taxonomía, amenazas o datos de georreferenciación, especialmente en escenarios donde las condiciones ambientales actuales han provocado la pérdida de coberturas y de las mismas especies”, complementó Londoño.

Los registros biológicos de esta plataforma hacen parte del desarrollo de los planes de manejo y conservación de especies amenazadas y de prevención, manejo y control de especies invasoras.

Le puede interesar: En Cundinamarca y Boyacá hay más de 70 especies silvestres amenazadas

Según la CAR, las instituciones del Sistema Nacional Ambiental (SINA), que tienen dentro de sus funciones legales desarrollar estrategias que propendan por la conservación, tendrán en esta herramienta un insumo de información estandarizada para la toma de decisiones y el adecuado desempeño como autoridad ambiental.

El oso de anteojos es una de las principales joyas que habita en los complejos de páramo de Cundinamarca. Foto: CAR. 

“La CAR se ha consolidado como una de las pocas corporaciones en Colombia que hacen parte del sistema de información de la plataforma nacional, SiB, así como de la plataforma mundial más grande de información en biodiversidad: Global Biodiversity Information Facility GBIF”. 

La plataforma puede consultarse en el siguiente link: https://www.gbif.org/publisher/47380c8a-0edd-4036-b1bc-d852cba8232f.

Los relictos de bosque seco en Cundinamarca son hogar de centenares de especies de micos. Foto: CAR.

Segundo festival del río Bogotá

Luego de recorrer 44 municipios de Cundinamarca y llevar el mensaje de conservación y uso sostenible del cuerpo de agua más importante del centro del país a 36.000 personas, en 2020 la CAR realizará la segunda versión del Festival Vive el Río Bogotá, una iniciativa educativa que busca sembrar conciencia ciudadana para proteger al ecosistema. 

Esta es una apuesta entre varios actores institucionales, empresarios, artistas, medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil, con la que haremos visible el proceso de recuperación del río Bogotá”, destacó Néstor Franco, director general de la CAR.

Le puede interesar: Pasado, presente y futuro del río Bogotá en 150 fotografías

La apertura del Festival Vive el Río Bogotá se llevará a cabo el 16 de mayo del año entrante con un concierto en el centro de eventos Arena Bogotá, que estará liderado por Aterciopelados, Doctor Krápula y Herencia de Timbiquí. 

En 2020, artistas como Doctor Krápula y Aterciopelados recorrerán el río Bogotá llevando un mensaje de conservación a la ciudadanía. Foto: CAR.

Luego arrancaremos una expedición por el río Bogotá, la cual recorrerá nuevamente los más de 40 municipios de la cuenca. Serán tres semanas en las que los artistas estarán tocando los corazones y conciencias de todos aquellos que habitan en la zona de influencia del afluente”, apuntó Franco.

Además de los conciertos, este festival realizará siembra de árboles, limpieza de fuentes hídricas, turismo de naturaleza, recolección de residuos sólidos, bicipaseos y conversatorios.